/Off White Nike Collab

Off White Nike Collab

El armario se abría por dos portones y dentro se situaban por un orden temporal, muy parecido a un árbol genealógico. En sus orígenes las máscaras estaban colgadas o soportadas por peanas, con el tiempo las máscaras incluían cuello y parte de los hombros para asegurar que se aguantaran sobre los estantes. La máscara iba identificada con el nombre, cargo, distinciones, o títulos que el difunto hubiera ostentado..

Confundes todo, y mezclas cosas que no tienen nada que ver como misoginia y heterosexualidad (tú podrías ser heterosexual y no ser misógina, aunque sí claramente misándrica), con cosas que son exactamente iguales, hembrismo y feminismo. La primera es una palabra que no existe y queréis camuflarla en vuestras conversaciones para que traguemos con que esa es la palabra mala y no vuestra preferida, feminismo. No cuela.

Esta película se trata de Claireece Jones “Precious”, de tan solo Dieciséis aos. Es una chica analfabeta, en sobrepeso y negra. Ella está embarazada de su segundo hijo, el padre de los dos nios por su padre biológico, quien ha violado continuamente desde que era una nia.

Uno de los que más beneficios ha sacado ha sido la multinacional de ropa deportiva Nike. La marca, encargada de calzar a James, ha vendido más de medio millón de pares de las botas con las que juega el alero de Miami. Una cifra nada desdeable teniendo en cuenta los estudios de marketing de principios de temporada, en los que se vaticinaba una caída estrepitosa de la marca LeBron tras su marcha a Florida junto a Dwyane Wade y a Chris Bosh..

Alejandro Calabuig, director de la revista ‘Runners’, explica que el boom no ha sido repentino, pero coincide con la crisis económica. Los motivos son múltiples: la gente que lo practica tiene una edad media de 28 aos, elevada respecto a otras disciplinas, cuando los deportes de equipos son difíciles de conciliar con familias y trabajos. Luego está el tema del dinero, porque es más barato que otros.

En breve verá esa cifra retornada con creces, aunque ese no es el mayor dolor de cabeza financiero de Armstrong. Su gran batalla será con el Gobierno estadounidense que le reclama 105 millones de euros, es decir, la amplia mayoría de su fortuna, que según Forbes ronda los 125 millones. En un proceso federal por fraude que empezó en 2010 tras la denuncia de su ex compaero Floyd Landis y que en 2013 asumió el Departamento de Justicia, la Administración le reclama una indemnización por haber incumplido las condiciones del contrato con US Postal, su patrocinador hasta 2005, que le obligaba a correr limpio..